Beneficios de tener un gato

¿Listo para tener a tu mascota?

Es algo sabido que el gato se considera el animal doméstico del futuro. Sus características lo hacen perfecto para vivir en apartamentos o casas, como su tamaño, sus costumbres higiénicas, ser unos grandes dormilones, su independencia y alta conectividad emocional, y sin precisar las atenciones típicas de los perros, como salir a pasear cada cierto tiempo. Así, el gato puede quedarse en casa solo durante varios días, si fuera necesario. Basta con dejarle el arenero limpio, comida y agua suficiente para poder ausentarnos. Como puede observarse son amplios los beneficios y ventajas detener a nuestro lado a estos precios animales.

~Son silenciosos, respetuosos, independientes y a la par apegados, amorosos y fieles, por lo que puedes hacer tus tareas sin tener que colmarles de atenciones todo el día.

~La responsabilidad de tener que cuidar una mascota también tiene su parte positiva. No sólo supone gastos, cuidados y atención, a la vez nos ayuda a ser más responsables, a sentirnos importantes para un ser que depende de nosotros. Todo eso nos lo da el gato, y algo muy bonito: la resposabilidad se percibe como algo positivo, querido, deseado, pues amamos al animal y éste nos necesita.

~ Aunque los gatos pueden entrenarse, un gato con todas sus necesidades cubiertas y sin problemas de salud no precisa de grandes enseñanzas. Todo lo contrario, los mininos aprenden al vuelo cualquier cosa básica.

~Los gatos son algo así como un seguro de vida para sus dueños. Son numerosos los estudios que han probado su capacidad para relajarnos y hacernos sentir mejor. Abrazar a un gato, por ejemplo, reduce nuestra tensión arterial, es una válvula de escape contra el estrés y ralentiza la frecuencia de las pulsaciones. Resultado: previene enfermedades cardíacas y nos hacen olvidar los problemas. Además, son buenos con niños y ancianos, un primor.

~Los felinos son como el alma de la casa, un ser que siempre nos recibe feliz, mullido, cariñoso, ronroneador, una compañía de lujo que nunca, nunca falla.

~La relajación de acariciar a un gato en tu regazo no sólo apacigua tu estrés. Se sabe que esa compañía tangible mejora el estado de ánimo y sirve como distracción positiva para los que luchan contra los trastornos de la depresión. Más allá de su compañía, las mascotas contribuyen a seguir una rutina, mantener la responsabilidad y la actividad social en días que nos costaría más hacerlo. Aunque todas las mascotas nos pueden ayudar a superar una depresión, los gatos son especialmente tranquilos y pacíficos, y estas características pueden ser contagiosas para sus dueños.

Factores previos a la elección

Antes de traer el gatito a casa, debemos adquirir ciertas cosas básicas:

~Una caja para que haga sus necesidades

Hay múltiples modelos de cajas; grandes, medianas, abiertas, cubiertas, etc. Lo ideal es que sea lo suficientemente grande como para que entre cómodamente. Las cajas que son cerradas tienen una puerta por la que entra el gato, evitan que se salga la arena de la caja y controlan más los olores, aunque el gato tiene que acostumbrarse a la puerta, no todos la aceptan.

~Arena absorbente: En el mercado hay varios tipos de arenas para gatos. Las mejores suelen ser las aglomerantes, a base de bentonita, que forma terrones o bolas compactas cuando se moja, de forma que la orina puede ser retirada cómodamente a diario con una paleta, manteniéndose siempre el resto de la arena limpia.

~Rascador

Es un elemento básico para un gato. Necesitan mantener sus uñas en buen estado para poder cazar y dejar marcas visuales y olfativas (hay glándulas entre las uñas), que hagan su territorio más familiar para poder “relajarse”. Si se le educa desde pequeño, será su lugar preferido para afilarse las uñas y le mantendrá alejado de nuestros sofás, cortinas…disfrutando todos de una convivencia más feliz. Hay que proporcionar una superficie adecuada para arañar. Esta puede ser diferente para cada gato. De hecho, algunos tienden a perforar con las garras mientras que otros sólo rascan.

~Juguetes

Hay multitud de modelos de juguetes para gatos, desde los simples ratones o muñecos hasta los más sofisticados plumeros o cañas. Si el juguete está impregnado o relleno de “catnip”, será más atractivo para la mayoría de los gatos (el catnip es una hierba que provoca un efecto estimulante sobre algunos gatos. No todos responden, pero los que son sensibles a ella, se vuelven locos en su presencia). Debemos saber que nunca utilizaremos nuestras manos para jugar con un gato, ya que éste debe aprender que las manos son para acariciar y no para jugar.

~Peine

Cepillar a nuestro gato no siempre es fácil. Hay que acostumbrarles desde pequeños a que es un momento de placer, tanto para nosotros como para él, en ningún caso debe ser una lucha. Hay que cepillar el pelaje a contrapelo y con suavidad para eliminar los pelos muertos. En los gatos de pelo corto, cepillarles una vez a la semana es suficiente, pero en los de pelo largo o semilargo, la frecuencia debe ser mayor, incluso a diario en época de muda.

~Comida

La alimentación de nuestro gato es fundamental. Hay que tener en cuenta que un gato no debe comer el mismo alimento durante toda su vida. Lo más indicado es proporcionarle un alimento seco de calidad, combinado con dieta humeda diaria de calidad, y no mezclarlo con nada más, ya que están formulados para cubrir las necesidades nutricionales del gato.

~Un comedero

Los gatos prefieren los comederos de porcelana o de cristal a los de plástico, porque los segundos se pueden impregnar de olores, algo que detesta cualquier gato. Si el gato no tiene sobrepeso lo más conveniente es dejarle el alimento a su libre disposición, ya que él sabrá autorregular su ingesta a lo largo del día.

~Uno o varios bebederos

Los gatos prefieren beber lejos de donde comen, es un mecanismo natural para no ensuciar con restos de comida las fuentes y arroyos de los que dependen. Debemos disponer varios puntos de agua separados del comedero, accesibles fácilmente.

~Lugares donde trepar y descansar

 Aunque, a diferencia del perro, nuestro gato no utilizará esa bonita cama que compremos para él, ningún propietario se resiste a hacerse con este bonito complemento, por si algún día quiere hacernos felices y echarse una siesta en ella

Así, el dotar al espacio con variedad de espacios practicables altos, perchas, estanterías y cajas de ocultamiento. Esto permite incrementar la complejidad del espacio sin incrementar el espacio en si mismo, con el fin de que este espacio diferencie las áreas funcionales. Las zonas de reposo y las zonas de ocultamiento deben ser también ataviadas con cojines o colchones para ganar un plus de comodidad

~Trasportín

 Un elemento imprescindible que se utiliza para trasladar al gato cuando tenemos que salir de casa con él, ir de vacaciones o llevarle al veterinario. Nuestra recomendación es que sean rígidos y bien ventilados, y de un tamaño adaptado a la talla del gato. Lo ideal es elegir un modelo que pueda abrirse por arriba o desmontarse fácilmente .

Factores a considerar cuando el gatito llega a casa

Una vez que tengamos preparado el equipamiento básico y que conozcamos las pautas a seguir para conseguir un gato bien educado, sólo nos queda dar la bienvenida a nuestro nuevo amigo, que será un compañero incondicional durante toda su vida.

Mantén la casa lo más tranquila posible cuando lleves al gatito y no te sorprendas si al principio se muestra un poco tímido. Enséñale dónde están su cama y los recipientes para la comida y el agua. Pronto le vencerá la curiosidad, así que tendrás que dejar que descubra todo lo demás por sí mismo. 

Dedicar tiempo a jugar con él, que es la mejor manera de poner en práctica sus habilidades de cazador y de realizar ejercicio físico. La vida de interior favorece la obesidad, que a su vez conduce a numerosas complicaciones, y la mejor forma de combatirla es su prevención.

Permitiremos que el gato se acostumbre primero a una habitación, haciendo que crezca su confianza y luego le iremos permitiendo que explore territorios cada vez mayores. Cuando creas que ya está listo para explorar el resto de la casa, ten en cuenta si debes presentarle otras mascotas que vivan ya en tu hogar.

Es aconsejable que el gatito llegue a la casa cuando no se tengan demasiadas obligaciones, es decir, durante el fin de semana o en unos días de vacaciones. De esta forma, vamos a disponer de más tiempo para dedicarle, gozaremos de más tranquilidad para conocerle y para que él se adapte a los nuevos hábitos. No nos dejemos llevar por el entusiasmo de la novedad ni le sobrecarguemos con juegos y diversión, es muy pequeñito todavía y necesita siestas y reposo.

Presentarle progresivamente a los miembros de su nueva familia y a los otros animales de la casa le ayudará a integrarse con facilidad.

Lo más aconsejable es que el nombre de nuestro gatito sea corto y fácilmente identificable. Utilicémoslo desde el primer contacto que mantengamos con él, repitiéndolo con frecuencia y mientras se le acaricia, para que lo relacione con muestras de cariño, enseguida atenderá a su nombre y acudirá cuando le llamemos.

Aunque hayamos adquirido el gatito con todas las garantías, es necesario llevarlo inmediatamente al veterinario. Un experto es quien puede realmente evaluar el estado en el que se encuentra. Recapitulemos la mayor información posible sobre nuestro gatito, fecha de nacimiento o si tiene alguna vacuna.

Seguro para animales de compañía. Aprovecha nuestros Seguros Mascotalium que cubren los gastos de veterinario inesperados.

Enséñale de joven y tendrás un gato bien educado con el que será un placer convivir. Recuerda continuar el proceso de refuerzo con elogios y premios, también cuando sea adulto. No te será difícil, porque disfrutarás mimándole y acariciándole tanto como él. Siempre es a base de refuerzo positivo. Si te lo encuentras en la superficie de trabajo de la cocina o en mitad de la cortina, ponlo en el suelo y vete. Reserva las palabras amables para cuando tenga las cuatro patas bien apoyadas en el suelo. No tardará en captar la idea.