Bengalí

Bengalí

Características

El Bengalí es un gato mediano; compacto y musculoso, con extremidades fuertes.

Tipo: gato esbelto y musculoso con aspecto de gato salvaje

Cabeza: ancha, en forma de cuña, contornos redondeados

Ojos: grandes, ovalados, ligeramente oblicuos

Cuerpo: alargado, fuerte, de talla media, robusto, nunca suave, muy musculoso

Cola: gruesa, de longitud media, se afina hasta una punta redondeada

Pelaje: corto, denso, frondoso y de textura sorprendentemente suave

Colores: black spotted tabby, brown tabby, seal lynx point, seal sepia tabby, seal mink tabby.

Temperamento

Una vez que el Gato Bengalí se ha adaptado a su nueva casa, es sociable y se hace amigo de otras mascotas que tengamos; ya sean gatos, perros, incluso hurones. Su curiosidad es insaciable e inspeccionarán todo para tenerlo bajo control. Su astucia e inteligencia les mantiene siempre alerta.

Historia

El gato Bengalí se originó a partir del cruce entre un gato doméstico y otro salvaje; el gato leopardo de Asia (Felis bengalis). Hacia 1963, una experta en genética, la norteamericana Jean Mill, inició el programa de cría. La consolidación de la raza se produciría en la década de 1970 tras cruces posteriores con otras razas como Mau Egipcio, Ocicat, Abisinio y siamés.

La raza de los gatos bengalíes son el resultado de cruzar ejemplares de gato doméstico con ejemplares salvajes de Gatos Leopardos Asiáticos (Felis Bengalensis). E.E.U.U. ha sido la pionera de esta fantástica raza de gatos bengalies. El objetivo fue crear un gato más similar en apariencia al Felis Bengalensis, pero con el temperamento de un gato doméstico. El primer cruce registrado fue en 1963 realizado por Jean S. Mill fruto de la casualidad, entre un macho de pelo corto de color negro con su hembra felis bengalensis. 

Se empezó a experimentar con esta raza Bengali durante la década de los 60. En los años 70 se hicieron investigaciones en la Universidad de California sobre los híbridos resultantes entre los felis bengalensis y los gatos comunes. Los resultados aparentes indicaban que tenían inmunidad parcial a la leucemia felina. Los gatitos bengalies que surgieron de estos estudios los adquirió Jean Mill y en 1985 los exhibió por primera vez ante el mundo en una exposición, compitiendo en la categoría de Nueva Raza y Clase Color. El público que asistió quedó atónito de tan hermosa y cariñosa raza bengalí. 

Cuidado

El gato Bengalí no necesita una atención demasiado meticulosa, por su pelaje corto, bastaría con cepillarlo de vez en cuando para mantener el pelaje brillante y también para evitar la acumulación de pelo muerto.

Salud

Aunque no es habitual, pueden aparecer cuadros puntuales de inestabilidad emocional. Esto es debido a sus genes primarios más salvajes. Las organizaciones competentes recomiendan más de cuatro generaciones de cruces con gatos domésticos para afianzar los genes de la domesticación.

Longevidad: Entre 12 y 15 años.

Razas similares al Bengalí