Dogo Alemán

Dogo Alemán

Características

  • Altura a la cruz: 80 cm mínimo en los machos y 72 cm mínimo en las hembras
  • Peso: de 60 a 80 kg aproximadamente
  • Capa: leonada, atrigrada, azul, negro o arlequinada
  • Carácter: tranquilo, majestuoso y muy apegado a sus dueños
  • Relación con los niños: muy buena
  • Relación con otros perros: buena
  • Aptitudes: excelente guardián
  • Necesidades del espacio: necesita un jardín
  • Alimentación del Dogo Alemán: de 900 a 1100 g. diarios de alimento completo seco adaptado a las razas gigantes
  • Arreglo: nulo
  • Coste mantenimiento: elevado

Temperamento

La raza es referida a menudo como el «gentil gigante». Los gran daneses normalmente se llevan bien con otros perros, otras mascotas y humanos conocidos o familiares. Por lo general no muestran agresividad extrema o un alto instinto de presa. El gran danés es un animal amable y cariñoso y con el adiestramiento y la socialización adecuados se comporta muy bien alrededor de los niños, sobre todo si crece con ellos. Sin embargo, si no se socializa adecuadamente un gran danés puede llegar a ser temeroso o agresivo hacia nuevos estímulos, como la gente extraña o lugares y ambientes nuevos.

Historia

Es considerado como antepasados del actual Dogo alemán al antiguo "Bullenbeisser" así como a los "Hatz und Saurüden (perros de cacería de jabalí) que se situaban entre los poderosos mastines ingleses y un lebrel ágil y rápido. El término "Dogge" se aplicaba en ese entonces a los perros grandes y fuertes que no pertenecían necesariamente a una raza en particular. Más tarde, se utilizaron nombres especiales como "Ulmer dogge", "Dogo Inglés", "Dogo Danés" "Hatzrüde", "Saupacker" y "Gran Dogo", definiendo diferentes tipos de perro de acuerdo al color y tamaño. En 1878 fue integrada en Berlín una comisión compuesta de siete miembros, criadores activos y jueces bajo la presidencia del Dr. Bodinus, quien tomo la decisión de reunir todas las variedades mencionadas arriba dentro del concepto "Deutsche Doggen" (dogos alemanes), de esta manera se comienza con la base para criar una raza alemana independiente.

En 1880, durante una exposición llevada a cabo en Berlín, se establece el primer estándar para el dogo alemán. Este ha sido controlado por el "Deutscher Doggen-Club 1888 e.V" y alterado en algunas ocasiones a través de los años. La versión actual se conforma al modelo de la FCI.

El fuerte y poderoso Dogo Alemán no siempre fue el «gigante amable» que suele representarse y describirse en la actualidad. De hecho, era un luchador y cazador agresivo muy temido debido a su temperamento áspero y a su talante combativo. Afortunadamente, mediante excelentes programas de cría y aficionados dedicados, esta raza se ha transformado a lo largo de los años en un perro de trabajo amistoso y cariñoso, adecuado para familias de todo el mundo.

Cuidado

Para que el Dogo Alemán tenga un buen desarrollo y sea feliz es fundamental que viva en un hogar con mucho espacio y que haga ejercicio a diario, ya sea dando largos paseos o jugando con su dueño. Lo ideal sería que pudiese moverse a sus anchas por un amplio terreno, pues tenerlo atado podría hacer que el perro se volviera agresivo.