Himalayo

Himalayo

Características

El carácter del gato himalayo es muy característico, por lo que vamos a intentar explicarlo todo aquí para que cualquier aficionado sepa como son estos felinos antes de adquirir un ejemplar. Se trata de un animal sociable bastante tranquilo, aunque en ocasiones se muestran muy activos y puede resultar complicado controlarlos.

Pueden convivir con otros animales, ya sean otros gatos o especies menos afines como los perros. Muchos cuidadores aseguran que poseen un carácter muy apacible y poseen la paciencia necesaria para poder vivir en un hogar con niños. El gato himalayo ha heredado la vitalidad y la curiosidad de la raza siamés, pero no son tan expresivos como ellos. Aunque son generalmente silenciosos y apenas maúllan, durante la época de celo si pueden volverse algo pesados y molestos.

Eso hace que se diferencien muy poco de los gatos persas. Su comportamiento monótono hace que caminen tranquilamente por el hogar de forma pausada sin dar saltos o sin hacer cabriolas. Suelen buscar continuamente el afecto de sus cuidadores y es probable que pasen mucho tiempo cerca de ti. Los gatos himalayos son animales bondadosos con pocos instintos agresivos, por lo que son completamente pacíficos y amigables.

Historia

El origen del gato himalayo tuvo lugar en Suecia durante el año 1924 cuando un genetista empezó a cruzar a individuos siameses con gatos de pelo largo. Sin embargo, el trabajo final lo realizaron los investigadores Clyde Keeler y Virginia Cobb durante los años 30 en Estados Unidos, concretamente en la Harvard Medical School de Boston. La aparición tuvo lugar cuando investigaban el mecanismo de transmisión de los colores en los felinos. Entre sus cruces surgieron gatos de pelo corto sin presencia del color siamés, pero que sin embargo eran portadores tanto del gen del pelo largo como de los tonos siameses.

Poco después nació la primera hembra de pelo largo, que al ser cruzada con uno de sus ancestros dio lugar al primer ejemplar de pelo largo colorpoint. Los intentos llevados a cabo en Suecia y en Estados permitieron a los criadores aprender mucho, pero la creación de la nueva raza fracasó. Tras la segunda guerra mundial siguió el proceso de selección en Inglaterra. Sin embargo, el estándar de gato himalayo que conocemos hoy en día no surgió hasta los años sesenta. Alrededor del año 1950 Brian Stirling que era un criador de origen inglés asumió seguir con las investigaciones.

En esa ocasión el resultado fue mucho mejor y la Governing Councill of the Cat Fancy de Gran Bretaña acepto a los individuos nacidos como una nueva raza la que le pusieron el nombre de colourpoint longhair. En ese mismo periodo tanto en Canadá como en Estado Unidos los criadores seguían esforzándose. En América el reconocimiento oficial de la American Cat Fanciers Asociation tuvo lugar en el año 1958 y poco después las demás asociaciones existentes le dieron el nombre de gato himalayo a la raza y lo aceptaron como oficial.

En muchos lugares hoy en día el gato del himalaya sigue siendo conocido como persa de estructura pointed. En los concursos el gato himalayo se basa en la genética sólida del gato persa, pero toma la estructura pointed del siames ue reuiere máscara, orejas, cola y patas más oscuras. Los genes persas se han ido diluyendo con el paso de los años y ahora solo conservan de ellos el color. De hecho, en muchos casos los gatos himalayos siguen siendo considerados como una variedad de gatos persas. Eso se debe a que la raza se ha ido generando durante los últimos años por la mezcla entre gatos himalayos o entre el cruce de persas con himalayos.

Cuidado

El gato Himalayo necesitará un cuidado constante y riguroso de su pelaje.  Como ocurre con todos los gatos de pelo largo, necesitarán nuestra ayuda para mantener su cabellera en perfectas condiciones ya que por ellos mismos no serán capaces. El descuido en este sentido puede originar en el gato problemas de higiene y salud.

Razas similares al Himalayo