Persa

Características

Si deseas un gato que sea activo quizás uno de la raza persa no será tu mejor elección. En cambio los persas son compañeros perfectos, si te gustan los gatos plácidos, de dulce comportamiento.
Los persas son gatos que dan mucho amor a sus seres queridos pero pueden ser selectivos a la hora de conferir ese honor. Para ello debes ganarte su confianza y amor. Ellos anhelan el afecto y el amor de ser acariciados y mimados, pero no van a dejar que les acoses por su atención, algo que sí se da en otras razas. Ellos, sin embargo, son los que expresan sus sentimientos si consideran que no reciben el amor suficiente.

Historia

En general, no está claro cuando aparecieron por primera vez los gatos de pelo largo, ya que no hay gatos salvajes africanos, que se cree que son los ancestros de los gatos domésticos, con el pelo largo. La aristocracia del siglo XIX pedía gatos de pelo largo, y el gen responsable del pelo largo se introdujo a través de la hibridación con el gato de Pallas. Los primeros antepasados documentados de los persas fueron importados de Jorasán, Persia, en Italia en el año 1620 por Pietro della Valle, y del gato de Angora (hoy Ankara), por parte de Turquía en Francia, por Nicholas Claude Fabri de Peiresc en la misma época. Los gatos de Jorasán estaban cubiertos de gris, mientras que los de angora eran blancos. De Francia pronto llegó a Gran Bretaña. También se importaron a Europa gatos de pelo largo provenientes de Afganistán, Birmania, China y Rusia. El cruce de los diferentes tipos era común, especialmente entre los gatos de angora y los persas.

Cuidado

En general, no está claro cuando aparecieron por primera vez los gatos de pelo largo, ya que no hay gatos salvajes africanos, que se cree que son los ancestros de los gatos domésticos, con el pelo largo. La aristocracia del siglo XIX pedía gatos de pelo largo, y el gen responsable del pelo largo se introdujo a través de la hibridación con el gato de Pallas. Los primeros antepasados documentados de los persas fueron importados de Jorasán, Persia, en Italia en el año 1620 por Pietro della Valle, y del gato de Angora (hoy Ankara), por parte de Turquía en Francia, por Nicholas Claude Fabri de Peiresc en la misma época. Los gatos de Jorasán estaban cubiertos de gris, mientras que los de angora eran blancos. De Francia pronto llegó a Gran Bretaña. También se importaron a Europa gatos de pelo largo provenientes de Afganistán, Birmania, China y Rusia. El cruce de los diferentes tipos era común, especialmente entre los gatos de angora y los persas.

Razas similares al Persa