Akita Inu

Akita Inu

Características

El akita inu es un perro de talla grande. Tiene una gran cabeza peluda y ancha, pero proporcionada con el cuerpo fuerte y musculoso. De esta forma, su hocico también es fuerte y moderadamente largo. Es ancho en su base y, aunque se estrecha hacia su extremo, no es puntiagudo. La mordida es poderosa y los dientes cierran en tijera. La nariz del akita es negra, aunque se aceptan ligeras despigmentaciones en perros blancos. Los labios deben estar bien adheridos.

Tanto las orejas como los ojos parece que sigan formas triangulares. Estos últimos acostumbran a ser de color marrón oscuro, son pequeños y tienden a estar ligeramente separados entre sí. Las orejas, por su parte, son relativamente pequeñas, gruesas y orientadas hacia adelante.

El cuello del akita inu es grueso, musculoso y no presenta papada. Tiene un pecho profundo y la cola, con una singular forma enroscada, se desliza por encima del dorso.

El akita presenta un manto externo duro y liso, y un manto interno suave y denso. Por otro lado, el pelaje de la cola es más largo que el del resto del cuerpo. Los colores aceptados del akita japonés son el blanco, el dorado, sésamo y el atigrado.

Miden entre 61 y 67 centímetros, variables según el ejemplar y el sexo. En cuanto al peso suelen pesar hasta unos 50 kilos.

MIRA NUESTROS CACHORROS DE AKITA INU →

Historia

Esta raza proviene de la región japonesa de Akita, y de ahí su nombre. Los ancestros del akita inu eran perros de tamaño mediano, que se usaban para cazar osos y se conocían con el nombre de akita matagi. A partir de 1603, estos perros se usaron para peleas de perros y, con el fin de aumentar su fuerza y resistencia, se cruzaron con tosas y mastines. Los resultados de esos cruces fueron perros más grandes, pero sin las características de los perros de tipo spitz.

En 1908 se prohibieron las peleas de perros en Japón, pero la raza jamás recuperó el tamaño original. Al final de la Segunda Guerra Mundial, el número de akitas se había visto reducido drásticamente y, como si fuera poco, existían tres tipos diferentes: akita matagi (similar al original), akita de pelea (con sangre de perro tosa) y akita ovejero (cruce de akita con ovejero alemán).

Las líneas que tenían características de mastín y ovejero alemán fascinaron a los criadores norteamericanos y fueron usadas para repoblar la raza en Estados Unidos. Estas líneas, y en particular la línea Dewa, dieron origen a la raza que actualmente se conoce como akita americano.

Los aficionados a la raza en Japón no aceptaron a esas líneas como representantes adecuados de la raza japonesa, por lo que se dedicaron a repoblar la raza con líneas de perros akita matagi. El resultado es el akita inu actual que, aunque es más grande que los akita matagi originales, conserva el tipo spitz y no tiene las características de mastín y ovejero alemán.

Cuidado

Soporta sin dificultad las inclemencias del tiempo. Aún así por su denso pelaje es aconsejable cepillarle diariamente y con especial esmero en épocas de muda del pelo. A raíz de todo ello debemos comentar que si su alimentación es deficitaria influirá en el manto, que se apreciará empobrecido y poco reluciente.

El akita inu es un perro que necesita de una dosis media-alta de ejercicio cada día. Deberemos pasearlo al menos dos veces al día intentando que corra o realice algún tipo de actividad extra. También es importante resaltar que el akita inu puede adaptarse tanto al tamaño de una casa como al de un piso, donde será igualmente feliz.

Adiestramiento

El akita inu es un perro muy inteligente que requiere un dueño de personalidad fuerte. Si no consideran una actitud correcta en su amo, el perro tiende a tomar las riendas imponiendo sus propias normas. No te seguirá si no te considera un líder digno, por ese motivo nunca debes ceder ante sus exigencias. En Japón se considera un honor, un privilegio y una muestra de nobleza educar a un akita inu.

Por varios motivos los expertos en esta raza aconsejan estimularle mentalmente enseñándole trucos, obediencia avanzada y a identificar variedad de objetos. Nos sorprenderán sus capacidades. Además, también se le puede estimular físicamente con actividades como el agility, disfrutar con él del senderismo o el schutzhund. Todas las actividades que enseñemos a nuestro akita inu deben tener un límite de tiempo establecido de un máximo de 1 hora diaria, en caso contrario el perro aborrecerá dedicarle tanto tiempo.

Razas similares al Akita Inu