Angora Turco

Angora Turco

Características

 Tipo:  tamaño mediano                                                                                                                                                                                                        Cabeza:  pequeña a mediana, triangular                                                                                                                                                         Ojos: grandes almendrados, ligeramente oblicuos hacia arriba                                                                                                            Cuerpo: largo, de huesos finos, grupa algo más alta que las paletillas, patas finas y largas                                                                 Cola:  larga en proporción con el cuerpo, ancha en la base y estrecha en la punta, muy peluda                                                      Pelaje:  semilargo, pelo fino con brillo sedoso, carece de pelusa lanosa                                                                                                          Colores:  se aceptan todos los colores, incluyendo todas las variedades con blanco, a excepción del factor Burmés y los colores chocolate, lila, canela y fawn. El color blanco es el más apreciado.

Temperamento

Su curiosidad, paciencia y su deseo de jugar les hace el compañero ideal de los niños. Pueden aprender algunas órdenes y actuar como un perro ante algunos juegos; le encantará entretenerse con pequeñas pelotas, con un poco de adiestramiento será capaz de traernos la pelota si se la lanzamos.

Son gatos muy activos durante toda su vida que pueden llegar a ser muy traviesos. Tienen una gran agilidad y disfrutan subiéndose a los lugares más inaccesibles y elevados para observar a sus dueños.

Historia

El origen de la raza Angora Turco es muy antiguo. Su difusión en los países vecinos a Turquía empezó en el siglo X, fomentada especialmente por los comerciantes de la época. A Occidente, no llegaría hasta el siglo XVI de la mano de comerciantes franceses e ingleses que los importaron de la ciudad turca de Angora (ahora Ankara).

Estos gatos tomaron protagonismo en Europa a principios del siglo XVII gracias a sultanes turcos que se los regalaban a la nobleza y casas reales. Después de la época victoriana, casi desapareció.

En el año 1930 el Gobierno turco protegió al Angora Turco proclamándolo tesoro nacional. Se creó un programa de cría y protección de la variante blanca en los zoológicos de Ankara, Izmir y Estambul.

Tras la Segunda Guerra Mundial criadores estadounidenses resucitaron la raza usando gatos existentes en Estados Unidos y algunos importados de zoológicos de Turquía. El Angora Turco de hoy es una recreación artificial que trajo importantes mejoras.

La raza fue reconocida por la FIFe (Federación Internacional Felina) en los años setenta.

Cuidado

El Angora Turco no necesitará un cuidado demasiado exhaustivo. Esta raza de gato tiende a engordar y para evitarlo ha de tener mucho cuidado con su alimentación. Una buena dieta rica en proteínas y vitaminas ayudara a nuestro Angora a tener un pelo brillante y mantenerse en perfecto estado. Tenemos que tenerle siempre un tazón de agua fresca.

El pelaje de estos felinos no requiere un especial cuidado, su larga cabellera nunca se apelmaza, nunca se hace nudos al no poseer pelusa lanosa. Un cepillado a la semana (dos durante la muda) para eliminar el pelo muerto es suficiente para mantenerlo bien cuidado.

salud

El Angora Turco, por lo general, es un gato sano, fuerte y longevo. Posee la excepcional habilidad de recuperarse rápidamente. Pero como en todas las razas de gatos hay enfermedades que son más comunes:

* Sordera congénita.

* Tricobezoares.

* Cardiomiopatía hipertrófica

* Ataxia genética.

Longevidad: Entre 15 años.

Razas similares al Angora Turco