Balinés

Balinés
Balinés
Balinés
Balinés

Características

Tipo: oriental.

Cabeza: de tamaño medio, bien equilibrada, triangular, de perfil recto, hocico fino, orejas grandes y puntiagudas.

Ojos: ojos medianamente grandes, ni prominentes ni hundidos, almendrados, ligeramente oblicuos; de color azul intenso.

Cuerpo: alargado, esbelto, grácil, elegante osamenta fina y musculatura fina.

Cola: muy larga, delgada, punteaguda.

Pelaje: fino, sedoso; semilargo en el cuerpo y algo más largo en el vientre, en los hombros y en la cola.

Colores: blanco, solid points y tabby points en varias coloraciones sólidas y tortuga.

Temperamento

El gato Balinés es un animal muy afectuoso, expresivo e inteligente que le gusta estar en compañía de las personas y sentirse un miembro más de la familia. Es muy leal a su dueño, hasta el punto que llega a mostrarse indiferente con el resto de las personas con las que convive.Sus travesuras siempre van dirigidas a la búsqueda de atención de sus dueños. Le encanta la compañía de los niños con los que comparte su sentido de la curiosidad por todo lo nuevo y se muestra muy dulce con ellos.

Le gusta tener un espacio personal, un lugar desde donde observar y al mismo tiempo estar tranquilo. Su carácter de acróbata (buen saltador y trepador) le hacen buscar un lugar en el jardín o en la terraza en alto, como para sentirse superior.

Historia

El gato Balinés en contra de lo que podíamos pensar no procede de la isla Indonesia de Bali y sí de Estados Unidos. Unos piensan que su nombre viene como referencia oriental a su progenitor el siamés y otros a un comentario que hizo una de sus creadoras al decir «este gato me recuerda los movimientos exóticos y misteriosos de las bailarinas balinesas».

Sea como sea la cosa, su inicio se remonta al año 1910 cuando gatos siameses llegados a Estados Unidos de Inglaterra mostraron ser portadores del gen de pelo largo. En un principio estos gatos fueron rechazados por los criadores al no cumplir los estándares exigidos por las federaciones, hasta que en 1940 un grupo de criadores (Marion Dorsey en California y Helen Smith en Nueva York) decidieron crear un programa de cría de estos «Siameses de Pelo Largo». Tras años de selección de los mejores ejemplares y cruces con gatos de angora, la raza tal y como la conocemos hoy vio la luz (año 1952), siendo reconocida en Estados Unidos por la «Cat Fanciers' Association (CFA)» en 1968 como «Siamés de Pelo Largo» hasta que poco tiempo después se le empezó a registrar con el nombre de «Balinés». La FIFe (Federación Internacional Felina) aceptó la nueva raza y su estándar en el año 1982.

Al igual que ocurre con las variedades del siamés (siamés moderno y siamés tradicional), el Balinés también se ha ido dividiendo gradualmente en dos variedades bien diferenciadas. Una moderna con un cuerpo más estilizado y distinguido y la otra más tradicional con líneas redondeadas.

Cuidado

El gato Balinés necesitará poca atención. Un cepillado a la semana para quitarle los pocos nudos y enredos que su pelo crea es suficiente y en época de muda este cuidado debe realizarse diariamente para eliminarle la acumulación de pelo muerto. El mantenimiento de su manto es conveniente hacerlo con un cepillo de cerdas metálicas y después con uno más suave para masajearle la piel. Si criamos este gato en un entorno pequeño sin jardín o terraza amplia es necesario que diariamente juguemos con él para cuidar de su estado físico obligándolo a hacer ejercicio. Si nuestro pequeño amigo ha cogido unos kilitos de más deberemos controlarle la alimentación y sacarlo a pasear como si de un perro se tratase hasta que pierda el sobrepeso.

Salud

El gato Balinés no suele padecer ni más ni menos enfermedades que cualquier otro gato de su complexión. Una de las afecciones características en esta raza, al igual que ocurre en su pariente el siamés, es el «estrabismo» o «bizquera». Esta dolencia está producida por la desviación del alineamiento de un ojo respecto al otro, impidiendo la fijación de ambos ojos a un mismo punto del espacio y la percepción de la profundidad. Otro de los trastornos es el «nistagmo». Este problema está asociado a un mal funcionamiento en las áreas cerebrales que se encargan de controlar el

movimiento de los ojos, ocasionando una actividad incontrolable e involuntaria de los mismos. Es habitual ver al gato con este mal colocando la cabeza de una forma inusual para mejorar su visión.

Otra de las enfermedades es la «amiloidosis». Esta dolencia es habitual en gatas de las razas oriental (oriental shorthair) y balinesa, causando insuficiencia renal crónica que provoca la muerte del animal al no existir un tratamiento para este problema. Los síntomas son diarrea, la negativa a comer y todo esto puede ir acompañado por un estado de decaimiento.

Longevidad: Entre 9 y 15 años.

Razas similares al Balinés