Bichón Habanero

Bichón Habanero

Características

Pelaje: la capa interna lanosa, está poco desarrollada; a menudo está totalmente ausente. La capa de cobertura es muy larga (12-18 cm en un perro adulto), suave, lacia u ondulada, y puede formar mechas rizadas.

Color: Blanco sólido y leonado en distintas tonalidades del leonado claro al habano (color tabaco marrón-rojizo); manchas del manto en estos colores, algunas veces ligeramente carbonado.

Colores de manto blanco, leonado claro a habano, con manchas negras, manto negro. Con la nariz negra y pigmento oscuro alrededor de los ojos, excepto los perros de color chocolate, que pueden tener pigmento marrón oscuro alrededor de la nariz.

Cabeza:

* Ojos: bastante grandes, en forma de almendra, nunca redondos, de color marrón lo más oscuro posible. Expresión amable. El contorno del ojo debe ser marrón oscuro a negro.

* Orejas: tienen una longitud media, implantadas relativamente altas, caen a lo largo de las mejillas formando un pliegue que las eleva ligeramente. Su extremidad forma una punta poco marcada. Están cubiertas de un pelo en largos flecos. Ni distantes como aspas de molino, ni pegadas a las mejillas.

Cola: llevada alta, sea en forma de bastón pastoral (con la extremidad superior curvada, en forma de voluta) o, preferentemente, enrollada sobre la espalda; está provista de un flequillo de largos pelos sedosos.

Altura: altura a la cruz: de 21 a 29 cm, con el ideal de raza entre 22,9 y 26,7 cm. Su cuerpo es ligeramente más largo que alto.

Peso: de 3,6 kg 6,8 kg

Historia

El Habanero fue el perro de la aristocracia colonial hasta comienzos del siglo XX, cuando la intervención norteamericana impone sus modas, siendo sustituido por el Chihuahua, el Pomerania o el Pequinés, pasando a ser el juguete predilecto de la familia cubana que, de manera casi inconsciente, contribuyó a mantener viva la raza.

Ya durante el siglo XX comienza un amplio gusto por la cría de perros en Cuba, se realizan las primeras exposiciones caninas en la isla, donde prevalecen mayoritariamente razas importadas, solo algunos criadores se dedican al Bichón Habanero. Con el triunfo de la revolución en 1959, la cría de perros sufre un duro golpe, ya que pasa a ser un signo de la mentalidad burguesa, no acorde con los principios populares de los nuevos cambios. La reconstrucción económica hace que la gente olvide a sus perros, pero la raza se extiende desde Estados Unidos hacia Europa, partiendo de un reducido número de ejemplares emigrados, principalmente Suecia, Finlandia, Holanda y Alemania. Mientras tanto en Cuba, a principios de los ochenta comienza a apreciarse un renacer de la afición y se fundan los primeros clubes de raza. Aún así el Bichón Habanero permanecía sumergido en el olvido, lejano del reconocimiento del gran público, a pesar que la Federación Cinológica Internacional (FCI) había aprobado un estándar para la raza desde 1963. En 1987 se crea la Federación Cinológica de Cuba, ingresando de nuevo como miembro asociado de la FCI, es precisamente en ese año cuando se le retira el patrimonio del Bichón Habanero a Cuba, por lo que hoy aparece en la literatura más técnica como originario del Mediterráneo Occidental. Es aquí cuando hay una toma de conciencia y los amantes de la raza se reúnen, tras una cuidadosa búsqueda, encuentran a casi todos los Bichones Habaneros que quedaban en el país y comienzan a trabajar con ellos en el rescate de la raza. En 1991 se funda el Club Cubano del Bichón Habanero que realiza labores de selección y mejora de la raza, contando ya con varios campeones cubanos, el primero, Puppy triunfador de la Expocanina 93.

Cuidado

Cuando se lleva al peluquero canino, también habrá que revisar las orejas y limpiarles el exceso de cerilla, polvo y mugre que pudieran estar presentes; así como eliminar el exceso de pelo que crece en el orificio auditivo. Limpiezas de oído más profundas solo las podrá hacer el médico veterinario. Es importante que se revisen las orejas y oídos por lo menos una vez a la semana para evitar problemas.

El pelo es muy delgado y fino. Es recomendable cepillarle constantemente cada uno o dos días para evitar que se formen nudos o pelusas. Además, el cepillado ayuda a deshacerse del pelaje muerto. El estándar de la raza prevé un corte de pelo alrededor de las patas para evitar una forma redonda y un pequeño corte alrededor de los ojos por motivos higiénicos, pero ningún otro tipo de corte si se desea participar en concursos caninos.

El Bichón Habanero es juguetón y travieso, pero no demasiado activo. Va a ser feliz con un agradable paseo y un par de horas de juego cada día. Esta raza es inteligente, disfrutan de la formación, sobre todo cuando se entremezcla con horas de juego. Ellos disfrutan de muchos deportes caninos, sobre todo la agilidad.

Salud

Algunas enfermedades características de esta raza son de tipo cardíaco, las cataratas y la displasia en la retina. Lagrimea frecuentemente y puede desarrollar lagañas junto con tinción lagrimal (un color café parduzco debajo de los ojos), que se nota en los ejemplares de manto blanco.

Adiestramiento

El Bichón Habanero es un perrito peludito que parece un juguete de peluche. Realmente la razón por qué este perro existe es por su carácter simpático y alegre. La única razón por la cual se cría es porque es una excelente mascota. Este perro no es un perro de rescate, ni guardián, ni come leones, ni nada que se pueda decir que ha tenido una utilidad necesaria para la existencia de un grupo de personas. No, el Bichón Habanero lo único que hace es querer mucho a su amo y no dejar que éste se aburra ni por un instante cuando a el se le permite estar presente.

Mientras que en los otros perros se esfuerzan es que mantengan su utilidad original, así sea a costo de las cualidades como mascota, en el Bichón Habanero sólo se desea que sea una mascota. Realmente, son tan desarrollados sus instintos de perro de compañía que los criadores no tratan de mejorar nada, excepto mantener su forma, en esta raza. Si al competir se llevan algún trofeo, maravilloso, pero van a las competencia a socializar más que a competir.

Razas similares al Bichón Habanero