Británico de Pelo Corto Azul

Británico de Pelo Corto Azul
Británico de Pelo Corto Azul

Características

Tipo: grande, pesado, compacto.

Cabeza: redonda, maciza, cráneo ancho, mentón fuerte; nariz corta y ancha con ligera depresión.

Ojos: grandes, redondos, muy abiertos, muy separados, color cobrizo o naranja oscuro.

Cuerpo: musculoso, compacto, pecho y hombros anchos; dorso fuerte y potente.

Cola: corta y gruesa.

Pelaje: corto, denso, de textura firme y afelpada, pelusa lanosa abundante.

Color: azul; cada pelo ha de ser uniforme hasta la raíz.

TEMPERAMENTO

El carácter del British Shorthair es el de un gran cazador, equilibrado, reservado e independiente, aunque al mismo tiempo muy dulce y mimoso, un gato que busca sentirse querido y le encantan las caricias.

Son gatos juguetones, de carácter alegre que se adaptan perfectamente al entorno, ya sea en el campo o en la ciudad. Se llevan muy bien con otros gatos y su relación con perros es también buena.

Historia

Todo indica que el Británico de pelo corto (British Shorthair) es la raza de gato inglesa más antigua. Tiene sus orígenes en el cruce de los gatos asilvestrados que había en la isla que llegaron a Escocia desde el antiguo Egipto y los gatos domésticos de Roma.

Al principio esta raza era muy apreciada por su fortaleza física y su habilidad para cazar (mantenían las casas limpias de roedores), pero pronto se convirtió igualmente reconocidos y valorados por su comportamiento tranquilo y la lealtad al hombre.

En el año 1871, uno de los propulsores de la raza, el británico Harrison Weir, los presentó oficialmente en The Crystal Palace de Londres, donde el British Shorthair superó todos los récords de popularidad, compitiendo con el gato Persa. Se le llamó British Shorthair (Británico de pelo corto) para distinguirlos de otros gatos extranjeros como el oriental, y de los gatos de pelo largo como el gato de Angora.

Durante el siglo XX, criadores alemanes y holandeses empezaron a dedicarle especial atención a la raza. Hoy en día, el British Shorthair, se encuentra entre las razas más populares.

Cuidado

El British Shorthair no necesita una atención demasiado meticulosa, bastaría con cepillarlo de vez en cuando, especialmente durante los periodos de muda (primavera), para evitar que ingiera al lamerse la acumulación de pelo muerto; y bañarlo una vez al mes o mes y medio.

El mantenimiento de las uñas lo realizaremos con unas tijeritas especiales, aunque si le proporcionamos un rascador se las podrán cuidar ellos mismos.

SALUD

Al gato Británico (en cualquiera de sus variedades) no se le atribuyen afecciones características, suelen ser una raza de gatos robustos y de buena salud.

En la variedad de Británico de pelo largo, debido a su pelo largo, se podrían presentar casos de tricobezoares (cúmulos de pelo en el aparato digestivo; al lamerse para acicalarse el pelo muerto es ingerido en grandes cantidades que se acumulan en el aparato digestivo formando bolas). Este problema tiene fácil solución.

Por lo demás, la selección natural ha hecho de esta raza de gato un animal muy sano.

 

Razas similares al Británico de Pelo Corto Azul