Galgo Afgano

Galgo Afgano

Características

El aspecto de esta raza es sencillamente espectacular y es que el galgo afgano es un perro alto, estilizado y elegante en sus movimientos. Destaca su manto largo y sedoso, que, cubriendo todo su cuerpo le permiten aislarse en los climas más fríos e inhóspitos. Podemos encontrar ejemplares de color arena con un lado más oscuro en el manto aunque existen de colores muy diversos.

La cabeza es refinada, larga y muy expresiva y a ambos lados de ésta caen dos orejas largas y suaves.

Aunque su aspecto es refinado se trata de un perro con un cuello fuerte, huesos prominentes y patas resistentes y rectas. Finalmente destacamos su cola rizada o en forma de anillo.

Para los machos, la altura es entre 68 y 74 centímetros. Y para las hembras, la altura se encuentra entre 63 y 69 centímetros.

El estándar de la Federación Cinológica Internacional no especifica un peso para dicha raza, pero los afganos suelen pesar entre 26 y 34 kilogramos.

Historia

El origen del afgano es totalmente antiguo, con los primeros registros aproximadamente en el año 1000 a.C., en la zona donde se encuentra actualmente Afganistán. Fue utilizado como perro de caza.


La antigüedad de esta raza aún no ha sido confirmada por nadie, pero los primeros registros proceden del siglo XIX lo cual no significa que no existieran antes, sino que los nómadas afganos no se molestaban en dejar constancia de la raza por un escrito. Esta raza llegó a Inglaterra en 1920 y no tardó nada en triunfar, siendo reconocida por el club británico Kennel solo seis años después.


En el año 1880, cuando terminó la guerra entre afganos y británicos, los oficiales del ejército británico se llevaron a casa algunos de estos perros, ya que las características como perros de caza en las duras condiciones de las montañas afganas, habían llamado su atención.

Cuidado

El galgo afgano es un perro que en un pasado fue pastor, corría por las montañas y guiaba a las ovejas. Por ese motivo es fácil deducir que se trata de un perro con altas necesidades de ejercicio físico, que en caso de no cumplirse pueden derivar en actitudes tímidas y nerviosas.

Le ofreceremos un largo paseo de forma diaria (también lo podemos repartir en varios paseos) y será un excelente compañero si deseamos hacer footing moderado. No cumplir con sus necesidades básicas le puede provocar un estrés generalizado que derive en problemas de conducta y en la relación con otros perros u otras personas. Le encantará disfrutar de un buen baño en la playa, el río o corretear por la montaña.

El mantenimiento del galgo afgano es exigente, constante y cuidadoso y es que necesita un cepillado muy regular (al menos 3 a la semana) y un baño mensual. No debemos cepillarle entre baño y baño para mantener el pelo largo y brillante, ya que el resultado será el contrario, es decir, si lo cepillamos cuando el pelo está seco lo que haremos será dañar el pelaje y hacerlo más enmarañado.

 Se adaptará bien a la vida dentro de una casa ya que evitará que la suciedad o los enredos aparezcan en su manto. Te recomendamos acudir a una peluquería canina en el momento en el que necesite un corte de pelo, que debe ser cuidadoso y concreto.

Razas similares al Galgo Afgano