Mastín Español

Mastín Español

Características

Altura a la cruz: mínimo 77 cm para los machos y 72 cm para las hembras. Se recomiendan alzadas superiores a 80 cm para los machos y 75 cm para las hembras.
Peso: entre 90 y 100 kg en los machos y entre 55 y 77 kg en las hembras.
Capa: puede ser de cualquier color, prefiriéndose los colores uniformes y los atigrados, corbatos y píos.
Aptitudes: custodia de rebaños y propiedades.

Historia

Existen muchas teorías sobre el origen del Mastín Español, se dice que los celtas y los fenicios introdujeron sus ancestros en la Península Ibérica y que los romanos lo utilizaban como perro de combate. La verdad es que en la Edad Media los ganaderos trashumantes españoles utilizaban el Mastín Español para acompañar sus rebaños de ovejas en el recorrido de las cañadas reales leonesas atravesando de Norte a Sur la península.

Los ganaderos seleccionaban unos perros ágiles, trotadores, valerosos, duros en la pelea cuerpo a cuerpo y con unas mandíbulas potentes para causar el mayor daño al contrincante, en especial al lobo que era el mayor depredador que se encontraban en su trayecto en busca de pastos para el ganado.

En algunos lugares es conocido como «perro merinero» por acompañar al ganado ovino de raza merina.

A finales del siglo XIX con la desaparición de la Mesta y de los traslados de ganado, el mastín sufrió un retroceso, que se acentuó durante el siglo XX y de forma más drástica después de la Guerra civil española y su consiguiente periodo de escasez.

El primer patrón racial del mastín fue realizado por la FCI (Federación Cinológica Internacional) en 1946, basándose en las características de tres ejemplares del centro de España, estos ejemplares eran del tipo ligero, que aún quedaban en las explotaciones ganaderas y que también eran usados para la caza.

Según las crónicas, en la época del descubrimiento y la posterior conquista de América, estos perros junto a otras razas de gran tamaño como el alano español, eran entrenados y empleados en ocasiones por el ejército español como perros de guerra. Utilizados para atacar, rastrear o vigilar posiciones, especialmente contra los indígenas nativos.

En 1981 se creó la Asociación Española del Perro Mastín Leonés, que organizó un programa de cría buscando el tipo de mastín grande y fuerte de tiempos pasados y redactó un nuevo patrón racial.

El nombre de Mastín Leonés es debido a su extensión por la región leonesa; incluso a veces es nombrado como Mastín Imperial Leonés, en alusión al antiguo Imperio de León.

Cuidado

La raza de perro Mastín Español es fácil de cuidar. Lo más importante es quererlo y mimarlo, ofrecerle afecto, una buena y abundante alimentación.

Es recomendable cepillarlo con frecuencia para eliminar el pelo muerto y mantener sano el resto.

Razas similares al Mastín Español