Ocicat

Ocicat

Características

La raza de gato Ocicat se caracteriza por su apariencia salvaje y atlética. Su tamaño varía de mediano a grande, pesando de 2 a 6 kilogramos.

Los frecuentes maullidos del gato de raza Ocicat es una peculiaridad heredada del siamés.

Tipo: musculoso, no grueso, de apariencia salvaje.

Cabeza: forma ligeramente triangular con contornos redondeados, hocico ancho, perfil con ligera curva, orejas con pinceles de lince.

Ojos: grandes, almendrados, ligeramente oblicuos, de todos los colores excepto azul.

Cuerpo: grande, alargado, fuerte, musculoso, huesos robustos, pecho profundo, patas de longitud mediana.

Cola: bastante fuerte, larga, ligeramente afinada hacia una punta oscura.

Pelaje: corto pero lo suficientemente largo como para tener varias franjas de color; fino, liso y satinado.

Colores: capa moteada (spotted tabby). Ticking: todos los pelos tienen franjas de color excepto los de la cola; los de las manchas tienen las puntas oscuras. Colores claros y bien definidos, con coloración más clara en la cara, en el mentón y en el maxilar inferior.

Temperamento

Es un gato muy activo, inteligente, curioso, equilibrado y juguetón. Suele mostrar innumerables muestras de ternura llegando a ser muy afectuoso y sociable pero sólo cuando él decide serlo. El Ocicat ha sido catalogado como «gato-perro» ya que uno de sus principales atractivos es la fidelidad, aunque hay momentos en que muestra arranques de independencia.

Puede vivir perfectamente en compañía de otros gatos (aunque suele ser dominante con ellos) e incluso de perros si ha sido correctamente socializado desde temprana edad.

Historia

La raza de gato Ocicat tiene su origen en Michigan, Estados Unidos. En el año 1964 la criadora Virginia Daly cruzó una gata mestiza de siamés y abisinio con un siamés chocolate point. El resultado de este apareamiento fue una camada de gatitos mascarados entre los que se encontraba un siameses tabby point al que llamaron Tonga (este es posiblemente el primer gato de raza Ocicat). En esta misma camada había un macho de manto color marfil con manchas doradas, pero desafortunadamente fue castrado.

El objetivo de esta criadora norteamericana era conseguir un gato que fuese una réplica pequeña y doméstica de los grandes gatos salvajes, y en especial del ocelote (Felis pardalis). De hecho el nombre de Ocicat se deriva de la contracción de las palabras inglesas «Ocelot» y «Cat».

Al conocerse el resultado, otros criadores hicieron cruces con abisinios, american shorthair (americanos de pelo corto), mau egipcios, orientales manchados y siameses hasta llegar a la actual morfología del Ocicat. En estas primeras fases se estableció un reglamento de cómo conseguir mejorar la raza y enriquecer su genética.

La TICA (The International Cat Association) reconoció como raza oficial al Ocicat en el año 1987. En Europa, no sería reconocido por la FIFE (Federación Internacional Felina) hasta 1992. En Estado Unidos el Ocicat es muy popular, pero su difusión por Europa y el resto del mundo es muy lenta, y en algunos países inexistente.

Cuidado

El Ocicat no es un gato que precise una gran atención. Un cepillado de vez en cuando para mantener su pelo sano y brillante y un baño esporádico es todo el cuidado que necesita esta raza de gato para estar en buen estado.

Algo importante para evitar que el Ocicat se aburra y pueda llegar a entretenerse con las cortinas y muebles de la casa es tenerle juegues para que se desfogue. Hay que habituarlo desde gatito a este comportamiento más sano con nuestro hogar.

Salud

El Ocicat ha llegado a ser un gato muy sano y robusto con el paso del tiempo. La selección natural ha conseguido que hasta en momento no se le conozca ninguna afección característica.

Longevidad: Entre 16 y 19 años.

Razas similares al Ocicat