Shih Tzu

Shih Tzu

Características

De acuerdo con el estándar FCI de la raza, la altura a la cruz no debe superar los 26,7 centímetros, ya sea que se trate de un macho o de una hembra. El peso ideal está entre 4,5 y 7,3 kilogramos. Éste es un perro pequeño y de cuerpo más largo que alto. El cuerpo entero está densamente cubierto de pelo. La espalda es recta y el pecho es amplio y profundo.

Las características físicas del Shih Tzu le hacen inconfundible. Su cabeza ancha y redondeada junto a un pelo desgreñado que cae sobre sus ojos le definen. La forma de su barba y bigotes en el hocico le hacen de una belleza muy particular. Una curiosa característica del Shih Tzu es que el pelo de la nariz le crece hacia arriba, dando lugar a una cara en forma de crisantemo muy particular en esta raza. Su hocico es corto, amplio y cuadrado definido en color hígado o color negro. Los ojos son muy separados entre sí y muestran el caracter del animal siempre afectuoso. Se caracterizan por ser grandes, redondos y oscuros.

Un Shih Tzu de raza pura tendrá las orejas grandes, colgantes y recubiertas de un pelaje muy denso. Su cola es de inserción alta y cubierta de pelaje en forma de plumas. El Shih Tzu es una de esas razas de perro que llevan la cola elevada sobre la espalda.

Destaca en el Shih Tzu el pelo, esto nos ayudará a saber si un Shih Tzu es de raza pura. El pelo del Shih Tzu de raza pura es denso, largo y presenta una gran capa de pelaje interior. El pelo no es rizado, es lacio aunque presenta una prominente ondulación. Si atendemos al estandar del Shih Tzu podemos decir que un Shih Tzu si respeta estas características en el pelaje puede mostrarse de cualquier color (según la Federación Cinológica Internacional -FCI-).

Historia

El Shih Tzu y el pekinés comparten un linaje histórico similar. El Shih Tzu al igual que el pekinés es originario de los monasterios budistas donde era considerado un perro sagrado. Su exclusividad se relegaba a la nobleza china donde era admirado por sus cualidades reales, su belleza distinguida y su clase siendo para ellos también un perro sagrado.

En los años 30, el Shih Tzu llegó por primera vez a Inglaterra donde eran fácilmente confundidos con los Lhasa apso, en aquel entonces eran considerados la misma raza. Sin embargo, los detalles físicos y psicológicos fueron definiendo la diferencia de las dos razas de perro.

Actualmente, el Shih Tzu es un animal muy apreciado y demandando tanto para compañía como para exposición. Es destacado por su magestuoso pelaje, pequeñas dimensiones y buen caracter, lo que le han convertido en uno de las grandes estrellas en las exposiciones canina.

Cuidado

El Shih Tzu al igual que el pelo de otras razas como el Yorkshire y el Pekinés tiende a enredarse con facilidad y es necesario cepillarlo y peinarlo a diario. Los cuidados estéticos y de peluquería no son muy necesarios en este animal aunque la mayoría de dueños, por comodidad, suelen mantenerle el pelo más corto para facilitar su limpieza y cuidado.

El Shih Tzu es un animal que le gusta estar en forma, es activo y requiere de buenas dosis de juegos y ejercicios. Gracias a su pequeño tamaño, el Shih Tzu puede ejercitarse la mayoría del tiempo en casa, cosa que propiciará también su socialización con todos los miembros de la familia. Son sensibles a los climas cálidos y húmedos y ejercitarse en ellos puede ser un problema para el Shih Tzu ya que cuentan con dificultades respiratorias en este terreno.

El Shih Tzu es un animal sociable y encantador en compañía del hombre por lo que no le gustará quedarse solo. Necesita unos dueños que pasen bastante tiempo en casa, aunque se adapta bien a los momentos de soledad. El Shih Tzu tiene que vivir dentro del hogar no se le puede dejar vivir en un jardín o un patio; en ese caso sería un animal infeliz. Se adapta bien a la vida en apartamentos pequeños y ciudades muy pobladas.

Razas similares al Shih Tzu