Cómo premiar y dar bien las recompensas a tu cachorro

Cómo premiar y dar bien las recompensas a tu cachorro

Ahora que estamos animados a tener un nuevo cachorro en nuestro hogar, debemos plantearnos qué tipo de actividades deseamos realizar con nuestro nuevo amigo.

VER RAZAS DE PERROS→

Es más sencillo de lo que parece enseñarle a respetar nuestro hogar, a pasear a nuestro lado, a dar la patita o a controlar su estado de ánimo. Este proceso de enseñanza-aprendizaje en el animal va a determinar vuestro futuro juntos. Premiar y dar recompensas a un cachorro es muy útil a la hora de acelerar su aprendizaje. Lograremos que preste atención a nuestras indicaciones y, cuando las cumpla, recibirá su recompensa. De esta forma conseguiremos premiar su buena actitud de modo que la interiorice y la aprenda para siempre.

Pero, ¿cuándo estoy dando bien la recompensa a mi cachorro? ¿Cuándo debo dejar de darle premios por hacer bien las cosas? ¿Qué tipo de premios puedo proporcionarle?

Para adiestrar y mejorar el comportamiento de nuestro perro debemos, en primer lugar, pensar en qué cosas deseamos que cambie, mejore o deje de hacer. Debemos citar acciones concretas como: pasear sin tirar de la correa, aprender a sentarse o que recuerde hacer sus necesidades en el lugar adecuado. Una vez tengamos definidos nuestros objetivos deberemos elegir el premio o recompensa que deseemos darle.

Se recomienda no compensar a tu mascota con una galletita o un juguete pues atenderá más a obtener rápidamente el premio que a interiorizar una orden. Cuando el cachorro comienza con su aprendizaje es necesario ayudarse de estas 'chuches' para lograr captar su atención. El truco está en ir retirando este tipo de premio poco a poco y sustituirlo por caricias y palabras positivas que refuercen su buena acción.

Es esencial que la compensación se dé de manera inmediata cuando el animal cumpla con la orden. Si se da en un momento posterior, nuestra mascota no asociará la compensación a la buena conducta.

Para adiestrar a nuestra mascota debemos:

  • Buscar un lugar tranquilo donde conectar con el animal y captar su atención.
  • Hablarle con un tono de voz que denote ímpetu. Nunca hay que emplear un tono atemorizante o demasiado tenue.
  • Hacerle ver que las órdenes son positivas y que le hace sentirse unido con su amo.
  • Mostrar confianza en él y paciencia. Nuestro estado de ánimo estimulará su aprendizaje.

Un cachorro aprende muchas más cosas de las que imaginas y a una gran velocidad. Recuerda que la mejor recompensa es siempre una caricia o una palabra de ánimo. Sé paciente y disfruta enseñando a tu mascota.


Cachorro de terranova disponible 


 

Comparte este Post: